Víctimas del atentado a la embajada israelí en Argentina exigen la verdad a 25 años

Supervivientes y familiares de víctimas del atentado a la embajada de Israel que dejó 29 muertos en Buenos Aires en 1992 exigieron hoy “verdad” y el fin del “silencio” de la Justicia para esclarecer un ataque que, 25 años después, permanece impune.

La ceremonia conmemorativa, que tuvo lugar este viernes en el parque que se encuentra donde se situada la sede diplomática, contó con la presencia de referentes de la comunidad judía y autoridades políticas de Israel y de Argentina, como la vicepresidenta del país sudamericano, Gabriela Michetti, y la canciller, Susana Malcorra.

A las 14.50 hora local (17.50 GMT) del 17 de marzo de 1992, un coche bomba estalló en la sede de la embajada israelí en la capital argentina, matando a 29 personas e hiriendo a unas 200.

Exactamente a la misma hora y en el mismo lugar, hoy se realizó un minuto de silencio que fue seguido de una sirena de emergencia y la lectura de los nombres de 22 fallecidos, ya que el resto nunca pudieron ser identificados.

“Este momento es para amplificar las voces y recordar aquellas que quedaron calladas para siempre. Nosotros los sobrevivientes estamos aquí por su memoria, que nos permite aprender para no olvidar. Porque olvidar es morir dos veces”, dijo Gabriel Pitchon, quien hace 25 años se encontraba en la embajada cuando ocurrió el ataque.

Según aseguró, familiares y víctimas seguirán pidiendo a todos los gobernantes y jueces de Argentina y la región que los ayuden a descubrir y enjuiciar a los responsables intelectuales y materiales de la “masacre” para que se haga justicia “de una vez y para siempre”.

“Señores de la Corte Suprema: las palabras que nos puedan decir pueden herirnos; el silencio es un asesino serial”, aseveró.

El atentado precedió al ataque contra la sede de la mutua judía AMIA en Buenos Aires, que dos años después dejó 85 muertos.

La comunidad judía atribuye a Irán y al grupo chií Hizbulá la planificación y ejecución de ambos.

De hecho, tanto el director general de la cancillería de Israel, Yuval Rotem, como el embajador israelí en el país austral, Ilan Sztulman, insistieron durante sus intervenciones en la culpabilidad del país persa y exigieron que deje de poner trabas a la investigación de lo sucedido.

En ese sentido, Sztulman dijo que Irán está “comportándose como si nada” hubiera ocurrido y le acusó de continuar “difundiendo el terror” en el mundo.

Por otro lado, celebró la “amistad” entre Argentina e Israel y destacó que este vínculo representa el “compromiso” de trabajar juntos, de “recordar” y de no permitir que la “sangre derramada” quede impune.

Por su parte, Danny Carmon, viudo de Eliora, una de las víctimas, también intervino en el acto para apuntar que “no hay reglamento que te prepare para ser víctima del terrorismo” porque la “enorme herida” y las cicatrices permanecerán abiertas “para siempre”.

“Cuanto más nos acercamos al 17 de marzo, el pasado se nos cuela en el presente. Pienso en la esposa que perdí y en la madre que perdieron mis hijos”, afirmó.

Los homenajes por el 25 aniversario de la tragedia arrancaron esta mañana con el encuentro entre el presidente de Argentina, Mauricio Macri, y unos 50 familiares y supervivientes en la residencia presidencial de Olivos, a las afueras de Buenos Aires.

“Finalmente comprendimos que no fue un atentado a la comunidad judía, sino contra todos los argentinos”, sostuvo el mandatario, quien remarcó que de aquel “salvaje atentado” han pasado muchos años y sigue sin haber culpables.

Además, este viernes, la filial argentina del canal estadounidense History conmemora la fecha con un especial de una hora que cuenta con material de archivo, testimonios de especialistas, testigos y, sobre todo, las experiencias en primera persona de los que lo sufrieron en carne propia.