Una mujer se sube a la Estatua de la Libertad como protesta contra la política migratoria de Trump

Therese Patricia Okoumou se subió este jueves al pedestal de la Estatua de la Libertad de Nueva York con un objetivo claro: protestar contra la política migratoria de Donald Trump.

Tras acceder al monumento, la mujer de 44 años de edad que había subido como crítica a la decisión de las autoridades de separar a las familias de inmigrantes indocumentados fue detenida e identificada por los agentes de policía.

La activista, después de permanecer unas tres horas en el lugar, bajó de la estatua asistida por dos agentes policiales, que previamente habían amarrado su cuerpo con cordajes para garantizar su seguridad cuando descendiera del pedestal.

Su presencia fue detectada hacia las 15.00 hora local (19.00 GMT) pero sólo aceptó bajar del lugar a las 18.50 hora local (22.50 GMT) y quedó bajo custodia policial una vez llegó hasta un lugar seguro.

El proceso, que se llevó a cabo sin utilizar la fuerza, estuvo supervisado por dos policías que previamente habían escalado hasta el lugar y poco a poco se fueron aproximando hasta la desconocida.

Según las imágenes tomadas desde un helicóptero y difundidas por la cadena NBC, Therese Patricia Okoumou, que aparentaba ser una experta escaladora, aceptó la asistencia de los agentes para poder abandonar el lugar y permitió que se amarraran a su cuerpo las cuerdas de seguridad. El incidente obligó a las fuerzas policiales a desalojar la isla en la que se encuentra el monumento.

Poco antes de que la Okoumou escalara hasta los pies de la estatua un grupo de activistas desplegó en la base del monumento, más abajo del lugar donde trepó la mujer, una pancarta de protesta contra el servicio de inmigración de EEUU.

Aunque en un principio los organizadores de la protesta, el colectivo Rise and Resist, dijeron que esta activista no formaba parte de su grupo, posteriormente aclararon que decidió actuar por su cuenta sin contar con los demás, y su acto no estaba programado.

Según fuentes de los cuerpos de seguridad consultadas por la cadena NBC, Okoumou había advertido que no bajaría voluntariamente hasta que no fueran puestos en libertad “todos los niños” que han sido separados de sus padres que son inmigrantes indocumentados.

Más de dos mil niños que acompañaban a sus padres cuando ingresaron el país de forma ilegal por la frontera con México han sido separados de sus progenitores y colocados en centro de detención mientras se resuelve su situación migratoria.