Un grupo de eurodiputados pide a los gobiernos de la UE que no asistan al Mundial de Rusia

Un grupo de sesenta eurodiputados instó hoy a los gobiernos de la Unión Europea (UE) a no asistir al Mundial de fútbol que se celebrará en Rusia este verano para no “aplaudir” las “graves violaciones de derechos humanos” en Siria.

“El mundo mira a Europa en estos tiempos complicados. Nuestros gobiernos no deberían reforzar el camino autoritario y antioccidental del presidente ruso, sino boicotear el Mundial de fútbol de 2018 en Rusia y elevar sus voces por la protección de los derechos humanos, los valores democráticos y la paz”, indican los europarlamentarios en una carta enviada a todos los socios de la UE.

El texto pide a los gabinetes europeos que se unan a los ejecutivos del Reino Unido y de Islandia, que ya han anunciado su intención de no acudir a la cita deportiva, y se refieren a la “burla” del presidente ruso, Vladímir Putin, frente a los valores europeos como motivo para “boicotear” el evento a nivel político.

La misiva, impulsada por la eurodiputada alemana de Los Verdes Rebecca Harms, ha conseguido las firmas de sesenta eurodiputados de diferentes opciones políticas y de distintos países, aunque ningún parlamentario español se ha sumado a la misma.

“Aunque estamos de acuerdo en que el deporte puede ayudar a construir puentes metafóricos, mientras Putin esté haciendo explotar puentes reales en Siria no podemos pretender que este Mundial es como cualquier otro gran evento deportivo”, aseguran.

La carta recuerda el ataque de principios de marzo al exespía ruso Serguéi Skripal y su hija en Salisbury (Reino Unido), los “bombardeos indiscriminados” en Siria, la “invasión violenta” de Ucrania y las campañas de desinformación y de manipulación de elecciones de los que se acusa a Moscú. Estos actos, resalta, “no le convierten en un buen organizador del Mundial”.

“Mientras Putin esté ocupando ilegalmente Crimea, manteniendo presos políticos ucranianos y apoyando la guerra en el este de Ucrania, no podemos pretender que el organizador de este torneo es nuestro vecino acogedor”, según el texto, en el que se pide a los dirigentes europeos que no den la espalda a los disidentes políticos en Rusia para “estrechar la mano de Putin”.