Un festival de rock en Alemania contra los extranjeros reúne a 6.000 neonazis en un pueblo de 3.000 habitantes

Themar, una pequeña localidad del estado de Turingia, en el centro de Alemania, alberga este fin de semana un festival llamado “Rock Contra la Dominación Extranjera” y que reúne a casi 6.000 neonazis, según ha informado la policía estatal. La ciudad, de tan solo 3.000 habitantes, se convirtió en lugar de concentración de neonazis pese a la oposición mayoritaria expresada por sus vecinos.

Las autoridades afirman que el macroconcierto se ha celebrado sin incidencias. El periódico Die Zeit comenta que, teniendo en cuenta la “inusualmente larga lista de organizadores”, se puede apuntar que el concierto era una “manifestación política” de la ultraderecha alemana. 

Durante el festival, algunos participantes presentaron logotipos y símbolos nazis, prohibidos constitucionalmente en Alemania. Según Die Zeit, entre otras proclamas nazis visibles en el evento, uno de los asistentes llevaba una camiseta con la esvástica nazi y con el lema de las Waffen-SS –las escuadras de protección dirigidas por Heinrich Himmler–: “Mi honor es la lealtad”. 

En el dispositivo participan aproximadamente un millar de policías de Turingia y otras regiones para evitar enfrentamientos entre los participantes en el festival y los manifestantes antifascistas concentrados, que sumaban varios centenares. 

Los asistentes al concierto, muchos de ellos con camisetas con la leyenda “Al asalto de Themar”, fueron registrados en los accesos, donde se contabilizaron diez incidentes por exhibición de “símbolos de organizaciones inconstitucionales” posiblemente nazis, abuso de drogas ilegales e insultos, todos ellos bajo la influencia del alcohol.