Qué de lo que nos cuenta ‘Halt and Catch Fire’ está basado en hechos reales

Welcome To Mutiny

‘Halt and Cath Fire’, una de las series revelación del año pasado, vuelve el día 31 de mayo a la pequeña pantalla con su segunda temporada. Para los que no estén familiarizados con ella, se trata de un drama ambientado en los años 80 en el que una pequeña compañía desafía a la poderosa IBM con el diseño del primer ordenador portátil (bueno, tanto como portátil… dejémoslo en “movible”).

En la serie cuentan la historia de Cardiff Electric, una empresa ficticia en la que trabajan los protagonistas. A lo largo de la primera temporada vemos su odisea para crear su propio ordenador después “clonar” la BIOS que IBM acababa de desarrollar por aquella época. Aunque Cardiff Electric no existió, parte de la historia que cuentan sí que ocurrió en realidad, aunque con otros protagonistas. ¿Qué es real entonces de ‘Halt and Catch Fire’ y qué no?

Cardiff Electric en la serie…

Giant Cardiff El ordenador portable Giant de Cardiff Electric (en la serie)

Por si alguien no ha visto la serie todavía (¡deberías!), primero haremos un breve resumen de su argumento. Joe MacMillan, antiguo empleado de IBM, llega a Cardiff Electric escondiendo sus verdaderas intenciones. Allí consigue convencer a Gordon Clark, un antiguo ingeniero de sistemas reconvertido, para que trabaje con él. ¿El objetivo? Aplicar ingeniería inversa sobre un IBM PC para recrear el código ensamblador de su BIOS. Lo consiguen en un fin de semana.

Por desgracia para Cardiff Electric, IBM se entera de lo que estos dos empleados están tramando y denuncia a la empresa por vulnerar su propiedad intelectual. La única forma que tienen de librarse del asunto es crear una nueva división de PC dentro de Cardiff Electric y contratar a un programador (programadora, en este caso: Cameron) que no tenga nada que ver con el proyecto y pueda recrear el mismo código ensamblador a partir de unas especificaciones del mismo que le pasen.

El objetivo de Joe MacMillan es construir el primer PC portable que, además, sea compatible con el software que funcionaba en un IBM PC. El ser una empresa pequeña y tener que competir con uno de los gigantes de la industria como es IBM no resulta nada fácil para los protagonistas de la historia, que ven cómo su proyecto está a punto de fracasar en varias ocasiones. La hora de la verdad llega en el COMDEX de Las Vegas. ¿Estará su ordenador Giant a punto?

Compaq en la realidad…

Portable Compaq El Compaq Portable que existió en la realidad

Lo cierto es que la serie consigue trasladarnos a los 80 con una ambientación exquisita y tienen muchos detalles que demuestran que han hecho su investigación para ello (Byte Magazine, product placement de productos de la época y hasta la música, entre otros). La historia resulta ser una buena representación de lo que a comienzos de aquella década estaba sucediendo en la Silicon Praire de Texas, donde se desarrolló fundamentalmente la guerra de los primeros ordenadores y sistemas operativos.

Lo que quizás puede confundir algo en la serie es todo el asunto de IBM y la ingeniería inversa, especialmente si no se está familiarizado con la historia de la informática. Esto fue algo que sí ocurrió en la realidad, con Compaq de protagonista en lugar de Cardiff Electric. No hubo ningún Joe MacMillan y estos, por iniciativa propia, se propusieron clonar el IBM PC utilizando el método de diseño en sala limpia o “muralla China”. No fueron los únicos: Columbia Data Products también lo logró con su MPC 1600 “Miltipersonal Computer”, y a ella le seguirían muchas más.

En IBM eran conscientes de que muchos fabricantes se proponían construir clones de sus ordenadores utilizando su preciada BIOS. ¿Qué hizo entonces IBM? Publicar el código fuente de su BIOS en el manual de sus ordenadores. Aunque a priori pueda parecer un gran error, todo estaba muy estudiado: el código estaba protegido por copyright y, al ser público, IBM tendría mucho más fácil el denunciar a aquellos que estaban produciendo copias de él. A fin de cuentas, ¿cómo demuestras que no lo has mirado y te has basado en él para construir tu clon?

Varios fabricantes optaron por el camino fácil y fueron denunciados (y arruinados) por IBM. En Compaq contrataron a varios abogados para ver la forma en la que podrían llevarlo a cabo. Rod Canion, uno de los fundadores de Compaq, explicaba en una entrevista todo el proceso y cómo realmente su objetivo no era copiar, sino lograr crear el primer ordenador portable que simplemente fuese compatible con el software y los periféricos que funcionaban con el popular IBM PC.

¿Cómo lo hicieron? Tenían dos ingenieros dedicados al proceso que nunca podían comunicarse o estar en la misma sala. Uno de ellos leía el código y describía lo que éste hacía. Una vez terminaba, le pasaba estas especificaciones al otro que, basándose en ellas, desarrollaba un nuevo código que realizaba una función idéntica. Al final no era exactamente el mismo pero sí funcionaba de igual forma, que era lo que Compaq quería. Al no ser copia directa del código original, IBM no pudo poner resistencia legal. El proceso completo, desde la fundación de la empresa hasta la venta del primer PC, duró un año y costó más de 1 millón de dólares.

En Compaq había dos ingenieros que no se podían comunicar entre sí: uno describía lo que hacía la BIOS de IBM y el otro, que no había visto el código, desarrollaba el suyo propio

El resultado fue todo un éxito el Compaq Portable de Compaq se presentó en noviembre de 1982 y era el primero en conseguir una compatibilidad de casi el 100% con el IBM PC. Eventualmente IBM decidió lanzar su propio portable, pero era tarde: Compaq les había adelantado. En marzo de 1983, el Portable de Compaq salía a la venta por 2.995 dólares de la época. En su primer año vendía 53.000 unidades y catapultaba al estrellato a Compaq, que se había fundado también en 1982 y conseguía el título de primera startup de la historia en conseguir superar los 100 millones de ingresos en su primer año de ventas.

Symphonic y el pasado de Gordon

Comdex 1983 ‘Halt and Catch Fire’ nos lleva hasta la COMDEX de 1983

Ya en el primer episodio de ‘Halt and Catch Fire’ nos enteramos de que Gordon ya hizo sus breves pinitos en el mundo de la informática. Dos años antes, él y su mujer habían ido a la feria COMDEX a presentar su demo del ordenador Symphonic. Su presentación fue un desastre, el ordenador en cuestión nunca llegó a fabricarse y Gordon terminó resignado y trabajando para Cardiff Electric.

Sobre esto, dos breves anotaciones. La primera es que COMDEX es una feria de ordenadores que existió en la realidad. Su nombre es la abreviatura de Computer Dealers’ Exhibition y en ella, desde 1979, se reunían cada año fabricantes, vendedores, desarrolladores y otros actores del sector de la informática. En 2004 dejó de celebrarse después de que la cifra de visitantes cayera y de que varios gigantes de la industria decidieran no volver a asistir.

La segunda, que la historia de Gordon y Donna Clark es muy parecida a la que en realidad sufrieron Gary y Dorothy Kildall (a destacar que también comparten iniciales, un easter-egg según Wired). Juntos crearon el sistema operativo CP/M que tuvo un gran éxito con los primeros ordenadores de la época. Estuvieron a punto de firmar un acuerdo con IBM para desarrollar una versión de dicho SO para sus ordenadores pero al final IBM terminó firmando con Bill Gates. PC DOS había ganado la batalla.

En Xataka | “Halt and Catch Fire”: nada tan apasionante como la historia de los pioneros de la informática

También te recomendamos

“La tecnología no tiene ningún papel en la universidad ahora mismo”, entrevista a Enrique Dans

En el principio fue el mainframe

Feliz veinte cumpleaños, IBM Simon Personal: la imagen de la semana


La noticia Qué de lo que nos cuenta ‘Halt and Catch Fire’ está basado en hechos reales fue publicada originalmente en Xataka por María González .