Pepa Poch imprime el color de sus pinturas a la cerámica de Sargadelos

La artista Pepa Poch, de la mano de la firma Sargadelos, traslada a la porcelana, a la que define como “amor, pasión, historia y cultura”, el color de sus pinturas en la colección “Porcelanas de arte para vivir”, presentada hoy en la sala de exposiciones de la Casa Museo Picasso de A Coruña.

La artista ha trabajado más de tres meses en la fábrica de cerámica Sargadelos para crear piezas con las que espera conseguir “la sonrisa, sorpresa e ilusión” de quienes las admiren, según explica a Efe.

“La peculiaridad de la porcelana es que la tienes que amar porque, si no, te estalla en los dedos, la pierdes, se te funde, no reacciona como tú quieres. La porcelana es amor, es pasión, es historia y es cultura”, señala Poch.

“La porcelana tienes que crearla desde dentro, es creatividad. Me dejo llevar en Sargadelos, rodeada de esa fábrica, de ese mundo, de esa historia que me lleva a unas piezas que son joyas”, expone.

El ejercicio “mental” de trasladar “el lienzo a la porcelana” lo ha desarrollado entre las fábricas de Cervo, en Lugo, y de O Castro, en A Coruña.

“Han sido meses muy buenos. Es como una lección de humildad. Cuando estás en Sargadelos trabajando artesanamente, ves la gente que te rodea, la pasión y la historia de esa empresa te da una lección que te vuelve a poner en tu sitio”, comenta.

La relación con la fábrica gallega empezó hace años, en 2011, cuando elaboró unas piezas que “gustaron mucho” y que en 2016 dieron impulso a la colección actual.

Poch ha aprovechado los “medios espectaculares” con los que asegura que cuenta la firma Sargadelos, “un muy buen lugar para una artista”, en una relación simbiótica que explica a Efe el director comercial y de mercadotecnia de la empresa, Alberto Moreda.

“Para seguir creando nuestras piezas del día a día tenemos que seguir avanzando en piezas como estas”, indica en referencia a una colección que “no es de alto consumo”, sino que va “dirigida a un mercado muy particular, a coleccionistas y amantes del arte”.

Las piezas se mostrarán en un espacio exclusivo en Madrid durante la feria internacional Arco 2017 y después volverán exponerse en la Casa Museo Picasso de A Coruña para luego viajar a Nueva York y a Barcelona.