Merkel y su ministro de Interior llegan a un acuerdo sobre inmigración para evitar la ruptura del Gobierno

El ministro alemán de Interior, Horst Seehofer, anunció hoy que ha llegado a un acuerdo con la canciller Angela Merkel en relación con la gestión de los flujos migratorios que llegan al país y que frenaría la crisis del gobierno alemán.

El acuerdo fue anunciado por Seehofer, líder de la Unión Socialcristiana (CSU), enfrentado por esa materia con Merkel, líder de su socio en el Gobierno de coalición, la Unión Cristianodemócrata (CDU), al término de una reunión que mantuvieron en Berlín.

El pacto mantendría en su puesto al ministro de Interior y está centrado en los movimientos secundarios de inmigrantes (aquellos para los que Alemania es un segundo país de asilo en Europa) y en la gestión de fronteras. Prevé la creación de “centros de tránsito” desde donde serán devueltos los extranjeros, ha explicado Merkel, lo que previsiblemente supone su internamiento y deportación forzosa antes de llegar a Alemania.

Merkel ha explicado que este acuerdo es el resultado de las negociaciones entre su partido, la Unión Cristiano Demócrata (CDU), y la CSU, “un muy buen compromiso”, en palabras de la canciller.

La secretaria general de CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, ha especificado que el acuerdo prevé que cualquier inmigrante que pretenda entrar en Alemania sea rechazado en la frontera si previamente se ha registrado en otro país.