Más de la mitad de los refugiados sirios en Líbano vive en extrema pobreza

Los refugiados sirios en el Líbano son más vulnerables que nunca, ya que más de la mitad vive en la extrema pobreza y su situación ha empeorado respecto al año pasado, revela un estudio hecho público hoy por la ONU.

“Los refugiados sirios apenas logran mantenerse a flote. La mayoría de las familias son vulnerables y dependen de la ayuda internacional. Sin un apoyo continuo, su situación será más desgarradora, en especial, en invierno”, afirmó Mireille Girard, representante del Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR).

El estudio, realizado por ACNUR, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), revela que el 58 % de los hogares ha vivido en la pobreza extrema (menos de 2,87 dólares al día por persona) en 2017, lo que aumentó la cifra en un 5 % respecto al año pasado.

Eso se debe, señaló, a que tienen menos dinero para los artículos esenciales ya que solo cuentan con 98 dólares al mes, de los cuales 44 son para comida.

En lo que respecta a la estancia legal, solo el 19 % de las familias tiene el permiso, lo que representa un descenso de un 2 % respecto a 2016, asegura la ONU.

Por otro lado, Dominik Helnrich, representante de PMA en el país, aseveró que el 91% de los hogares está afectado por la inseguridad alimentaria y que “el único modo” para que no se deteriore más la situación es que “los países donantes continúen dando un apoyo continuo en 2018”.

Asimismo, Tanya Chapuisat, representante de Unicef en el Líbano, adujo que “lo más preocupante es el aumento de la pobreza que afecta de modo directo a los niños. Los fondos continúan disminuyendo y afectando a todos los sectores”.