Más de 200 muertos y 1.600 heridos por un terremoto en la frontera entre Irán e Irak

Más de 200 personas han muerto y 1.600 ha resultado heridas por el terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter que asoló este domingo la provincia de Kermanshah, en el oeste de Irán y fronteriza con Irak.

El vicepresidente de la Organización de Gestión de Crisis de Irán, Behnam Saidi, informó este lunes a la televisión estatal de que, por el momento, se han confirmado 207 fallecidos y 1.686 heridos.

Saidi no descartó que la cifra de víctimas pueda aumentar debido a que continúan las labores de rescate y de retirada de escombros.

Las poblaciones más afectadas por el terremoto son Kermanshah, Ghasr Shirin, Sarpul y Azgale, donde las comunicaciones telefónicas y la luz quedaron anoche cortadas. Los habitantes de muchas de estas zonas fueron evacuados de sus casas ante el temor de derrumbes.

A esta poblaciones han sido enviados efectivos de la Media Luna Roja de Irán, el Ejército y el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) para ayudar en las tareas de rescate.

Un comité de gestión de crisis presidido por el ministro iraní del Interior, Abdolreza Rahmaní Fazli, ha celebrado una reunión de emergencia para estudiar las dimensiones del seísmo.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), el seísmo se produjo a las 21.18 hora local del domingo (18.18 GMT) cerca de la ciudad iraquí de Halabya, en la región del Kurdistán iraquí, donde al menos cuatro personas murieron y 500 resultaron heridas.

Sin embargo, el Centro Sismológico de Irán, dependiente de la Universidad de Teherán, informó de que el epicentro tuvo lugar en la localidad de Azgale a una profundidad de 11 kilómetros.

Una treintena réplicas, algunas de hasta 4,5 grados, se sintieron en varias provincias iraníes, entre ellas Kordestán, Juzestán, Hamedan, Azerbaiyán Occidental y Oriental, e incluso en la capital Teherán.

Irán tiene una gran actividad sísmica. El terremoto más grave hasta la fecha se produjo en junio de 1990, cuando perdieron la vida 37.000 personas en varios pueblos del norte del país.

Otro seísmo registrado en diciembre de 2003 en la provincia meridional de Kerman se saldó con 31.000 fallecidos.