Macron, tras su victoria: “Defenderé a Francia y defenderé a Europa”

El presidente electo de Francia Emmanuel Macron ha dirigido un primer mensaje a la nación tras conocerse su amplia victoria en las urnas ante la ultraderechista Marine Le Pen en el que ha hecho una defensa de Europa y ha mostrado su preocupación por la división que existe en el país.

Con un tono muy serio y solemne durante el que ha sido su primer discurso como presidente electo, Macron ha tenido unas palabras para Le Pen y ha asegurado que “conoce la división” del país y “la respeta”.

El líder de En Marche! ha afirmado desde el cuartel general de su campaña que ahora es su “responsabilidad luchar contra todas las formas de desigualdad y discriminación y asegurar vuestra seguridad”.

El liberal ha añadido que la “base” de su mandato será la “regeneración de la vida pública”, al tiempo que prometió que “trabajará para restablecer los vínculos entre Europa y los ciudadanos”.

El presidente electo garantizó también que Francia estará “en el primer rango de la lucha contra el terrorismo”, tanto en su propio terreno como a nivel internacional, “todo el tiempo que dure ese combate”.

“Esta noche me dirijo a todos vosotros, el pueblo de Francia: tenemos deberes hacia nuestro país. Defenderé Francia y sus intereses vitales. Defenderé a Europa. Nuestra civilización está en juego, nuestra forma de vivir y nuestros valores”, ha declarado.
 
Sin mostrar un ápice de euforia por los 30 puntos de ventaja que ha cosechado según las proyecciones, ha asegurado que “esta noche se abre una nueva página en nuestra historia”. “Quiero que sea la de la esperanza, la de la renovación, de la moralización de la vida pública”, ha afirmado para asegurar que no se dejará “detener por ningún obstáculo”.
 
Macron, exministro de Economía del socialista François Hollande, también ha tenido unas palabras para el todavía presidente de la República, al que ha enviado un saludo.
 
Consciente de la división que atraviesa el país en estos momentos, Macron ha hecho un llamamiento a la unidad. “Pelearé con todas mis fuerzas contra la división que nos debilita y abate. Queramos a Francia, a partir de esta noche y durante los próximos cinco años. La serviré en vuestro nombre, con humildad y entrega”, ha señalado.

Una victoria “sin precedentes” en el Louvre

Tras este primer sobrio mensaje a la nación, Macron, ha celebrado su victoria ante sus seguidores y ha subrayado que lo conseguido desde que lanzó su movimiento político, hace poco más de un año, “no tiene precedente ni equivalente”.

La Explanada del Louvre fue el lugar elegido por el exministro de Economía para congregar a sus fieles, ante los que apareció triunfal con la pirámide del célebre museo parisino como fondo.

Macron inició la celebración de su victoria electoral bajo los acordes del himno de la Unión Europea, de la Novena Sinfonía de Beethoven, y lo concluyó con el himno nacional, La Marsellesa.

“Lo que hemos hecho desde hace tantos meses no tiene precedente ni equivalente. Todo el mundo decía que era imposible. ¡Porque no conocían Francia!”, ha asegurado Macron en la explanada del Louvre, en un discurso cargado de emotividad ante decenas de miles de personas.

El joven político liberal (39 años) ha insistido en que la tarea que queda por delante es “inmensa”, y pidió a los que han votado por él que vuelvan a respaldar en las legislativas de junio a su plataforma política para “construir una mayoría (de gobierno) verdadera, fuerte, una mayoría del cambio al que el país aspira”.

“Tenemos la fuerza, la energía, la voluntad. Eso es lo que conducirá nuestro futuro. No dejaremos nada al miedo, ni a la división, ni a las mentiras, ni siquiera a la ironía… Sé lo que os debo y lo que debo a mis compañeros de viaje, mis amigos, mi familia y mis seres queridos”, ha declarado.

Macron ha vuelto a hacer un llamamiento a la unidad en su segunda comparecencia: “Uniré y reconciliaré porque quiero la unidad de nuestro pueblo y nuestro país”.

Para concluir ha prometido “servir” en nombre del lema de la República: “libertad, igualdad, fraternidad”, siendo “fiel a confianza que me habéis dado, con amor”. 

Victoria con una baja participación 

De acuerdo con las estimaciones sobre voto real ofrecidas por los medios franceses, Macron obtuvo un 65% de los votos, frente al 35% que consiguió Le Pen, con una participación históricamente baja de en torno al 75%.
 
Los resultados de Macron, mejores que lo que las encuestas habían pronosticado en las dos semanas entre la primera y la segunda vuelta, oscilan entre el 65,1% que le otorgan las estimaciones de la casa Ipsos difundidas por el canal público France 2 y el 65,9% que le da el instituto Elabe, según el canal de información BFMTV.
 
Otras proyecciones, como la realizada por Sofres para TF1 o la de Ifop para CNEWS, también sitúan al líder de En Marche! en el umbral de conseguir el apoyo de dos de cada tres franceses.
 
La participación, que estaría entre el 74% y el 75%, es la más baja registrada en la segunda vuelta de unas elecciones presidenciales en Francia desde 1969, cuando obtuvo la victoria Georges Pompidou.