Los trabajadores de Interviú y Tiempo denuncian que la empresa decidió cerrarlas “en una reunión de 10 minutos”

Los trabajadores de Interviú y Tiempo no se enteraron del cierre de las revistas a través de un responsable del Grupo Zeta. El encargado de comunicárselo fue el delegado sindical, que sí fue avisado por la empresa de lo que iba a ocurrir. Una comunicación que llegó tras una reunión de apenas 10 minutos por los directivo de la empresa editora de las dos publicaciones históricas, según aseguran los aún empleados.

Estas son algunas de las denuncias de los trabajadores de las históricas revistas a través de un comunicado remitido a los medios. Según manifiestan, haberse enterado así del fin de las revistas supone “una actitud desconsiderada y muy alejada del reconocimiento a los trabajadores que hacía la empresa en su comunicado”.

Entre las críticas a la empresa, reprochan que ésta justifique la decisión con los malos resultados económicos, al ser ellos “los únicos que han asumido los costes de intentar salvar las publicaciones”, ya sea a través de “despidos, ERE, ERTE y bajadas de sueldo”. Una situación que vivirán de nuevo tras el cierre, como ha confirmado Interviú a través de un tuit.

Además, rechazan que Zeta esté llevando a cabo “la necesaria transformación digital” a la que alude en su anuncio del cierre de las revistas. Según sus empleados, “no se ha hecho absolutamente nada” en ese sentido, a pesar de que la empresa lleva “años hablando de supuestas estrategias digitales”.

Los trabajadores de Interviú y Tiempo también aseguran que tanto la directora de publicaciones como el director de recursos humanos de Zeta les han dicho que, “en aplicación de la ley”, no les habían advertido directamente de los cierres porque “no veían necesidad” de comunicárselo.