La UE reorientará 17,4 millones de dólares para ayudar a Guatemala tras la erupción

La Unión Europea (UE) anunció hoy que “reorientará” unos 17,4 millones de dólares (cerca de 15 millones de euros) para apoyar a Guatemala después de la erupción del Volcán de Fuego, que ha dejado 113 muertos y 332 desaparecidos.

Debido a las necesidades de rehabilitación y reestructuración que se plantean, la Unión Europea “tiene la intención de reorientar” su ayuda a Guatemala con un apoyo presupuestario de 10 millones de euros (11,6 millones de dólares) y una donación de 5 millones de euros (5,8 millones de dólares) para “necesidades de reconstrucción”.

“Las modalidades para la activación de estos fondos serán objeto de consultas técnicas con las autoridades guatemaltecas para poder proveerlos lo más rápidamente posible”, aseguró en un comunicado, en el que recuerda que esta contribución se suma a los 400.000 euros (unos 466.000 dólares) canalizados a través de la Cruz Roja Guatemalteca para la compra de “bienes de primera necesidad” durante los primeros días de emergencia.

La Unión Europea también tiene sobre el terreno una misión de cuatro expertos en lahares, monitoreo infrasónico, alerta temprana y gestión de riesgos para “apoyar al país para afrontar los riesgos derivados de la actividad del Volcán de Fuego”.

A estos se suman cuatro miembros del Centro de Coordinación de Respuestas de Emergencia de la Dirección de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea, dos equipos que permanecerán hasta el próximo 21 de julio para poder colaborar con su experiencia.

La Unión Europea participa con la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el ejercicio de “evaluación de las necesidades tras el desastre”, del cual esperan tener resultados en “pocas semanas” para tener referencias para la reconstrucción y la rehabilitación.

El embajador de la Unión Europea en Guatemala, Stefano Gatto, dijo que con este anuncio se reafirma el “compromiso” con el país centroamericano.

Y confió en que este apoyo sirva para mejorar las condiciones de vida de las poblaciones que enfrentan una situación difícil tras la explosión.

La erupción el pasado 3 de junio del Volcán de Fuego, la mayor de los últimos años, ha dejado, además de los 113 muertos y los 332 desaparecidos, más de 3.000 albergados y más de 1,7 millones de guatemaltecos damnificados en los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango, algunos de los cuales lo han perdido todo.