La UE ha detectado más de 3.500 casos de “desinformación prorrusa” desde 2015

La Unión Europea (UE) ha detectado más de 3.500 casos de “desinformación prorrusa” desde 2015, cuando empezó a trabajar el Grupo de Trabajo East Stratcom, encargado de recopilar y publicar en una página web ejemplos de ese tipo de mensajes.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ha explicado en respuesta a una pregunta escrita de la eurodiputada liberal independiente Beatriz Becerra, publicada hoy, que la Unión Europea “se toma muy en serio” el problema que “en la mayoría de los casos, desacredita y tergiversa los procesos democráticos, las políticas y los valores europeos”.

Mogherini ha indicado que ese grupo de trabajo “carece de datos suficientes para determinar correctamente el auténtico alcance de las actividades de desinformación que favorecen los intereses del Kremlin en los Estados miembros, ya que para desarrollar su labor depende en gran medida de la cooperación con estos últimos y de colaboraciones de carácter voluntario”.

También señala que una de las tareas del grupo es “divulgar ampliamente los resultados” de este trabajo y que los ejemplos recopilados “se ponen a disposición del público en la base de datos de su sitio de Internet”.

La jefa de la diplomacia europea ha explicado asimismo que desde su creación, el grupo de trabajo “ha duplicado sus efectivos y cuenta ahora con 14 miembros” y que los expertos que trabajan a tiempo completo en cuestiones relacionadas con la desinformación ha pasado de uno a tres.

Según Mogherini el presupuesto de la UE para 2018 prevé una partida por valor de 1,1 millones de euros, destinada a probar maneras de contrarrestar la desinformación de forma más sistemática, eficaz y eficiente.

Becerra ha celebrado “la buena disposición de Mogherini y el trabajo que se está llevando a cabo”, pero ha lamentado “que la alta representante no aporte información concreta sobre la supuesta injerencia rusa en el proceso secesionista de Cataluña.

“La desinformación rusa es una amenaza para todos los países de la Unión y para la Unión en sí misma, y el grupo de trabajo debería ampliar sus prioridades para evitar casos como el de las injerencias relacionadas con el Brexit, las elecciones francesas o el golpe secesionista, que buscan desestabilizar Europa”, ha señalado Becerra.

El grupo de trabajo encargado de contrarrestar la desinformación publica una revisión sobre desinformación y un recapitulatorio semanal en el que analiza la manera en que los medios pro-Kremlin ven el mundo y la opinión de las voces independientes rusas.