La casa de Gardel en Argentina reabre para mostrar su vida de forma interactiva

Discos de principios del siglo XX, partituras, 893 grabaciones y el poncho que cubrió el féretro del compositor de tango Carlos Gardel se exhiben en la casa que el cantante adquirió en Buenos Aires para su madre y que hoy reabrió para permitir al público hacer una visita interactiva a la vivienda.

Tras ocho meses cerrado por remodelación, El Museo Casa Carlos Gardel, situado en el barrio porteño del Abasto, ofrece un recorrido por la vida y obra del artista.

A través de cuatro salas, el espectador podrá conocer las diferentes facetas que caracterizaron al intérprete de “Mi noche triste”, canción considerada el primer tango cantado.

Al inaugurarse en 2003 mucho tiempo después de la muerte de Gardel, el museo no cuenta con patrimonio del artista, ya que en 1949 Armando Defino, heredero de la propiedad, vendió la vivienda y comenzó a donar bienes del barítono a distintas instituciones y coleccionistas privados, explicó a Efe el director del museo, Carlos Koffman.

Una de las teorías sobre su lugar de nacimiento, defendida desde Argentina, apunta a que Gardel nació en Toulouse (Francia) en 1890 y llegó a Buenos Aires con su madre, Marie-Berthe Galdès, quien viajó a Suramérica para deshacerse de los prejuicios sociales que en la época acechaban a las mujeres que criaban solas a sus hijos y con el propósito de buscar un futuro mejor.

Con la música de Gardel como banda sonora, la exposición une ambas ciudades en una muestra que documenta su infancia y los inicios de una carrera musical que registra sus primeros temas en 1912.

Entre los objetos más significativos de la exposición se encuentra el poncho que recorrió la Avenida Corrientes sobre el ataúd con los restos mortales del cantante, fallecido en accidente de avión en 1935 en la ciudad colombiana de Medellín.

“El poncho es una pieza que simboliza todo ese recorrido postmortem que tiene Carlos Gardel en términos de construcción del imaginario”, comentó a Efe la investigadora del Museo Casa Gardel, Natalia Scuzarello.

En la propiedad, adquirida por el cantante a mediados de la década de 1920, residió su madre junto a un matrimonio amigo.

El espacio fue testigo de ensayos, entrevistas periodísticas y reuniones artísticas del compositor.

“En esta etapa (de remodelación) se decidió construir un museo que contara la vida del artista y del ser humano a partir de una selección de imágenes y con medios más modernos”, afirmó el director del centro.

Antes de convertirse, en 2003, en museo, la vivienda fue vendida por familiares del cantante, se convirtió en un salón de tango y en 2000 fue transferida al Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, que inició un proyecto para recrear el espíritu de la casa con habitaciones que se comunicaran entre sí y preservaran el patio.

El centro pone a disposición del visitante momentos clave de las giras internacionales del artista, parte de su filmografía y discografía, así como un documental que muestra imágenes del último día del compositor.