Irma se debilita a depresión tropical en su avance por el sureste de EEUU

Irma, el que fuera el huracán más poderoso registrado nunca en el Atlántico, se degradó al concluir este lunes a depresión tropical en su avance por el sureste de Estados Unidos, según informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de ese país.

A las 23.00 hora local (03.00 GMT del martes), Irma registraba vientos de hasta 55 kilómetros por hora y se ubicaba 10 kilómetros al sur de Columbus (Georgia) y 150 al sur-suroeste de Atlanta (Georgia).

El ciclón avanzaba a 24 kilómetros por hora en dirección noroeste, por lo que se le espera pronto en Alabama y Tennessee.

Irma, que en su paso por el Caribe dejó una treintena de muertos y llegó a registrar vientos de hasta 295 kilómetros por hora que lo convirtieron en un poderoso huracán de categoría 5, ya se había degradado esta mañana a tormenta tropical.

Los principales aeropuertos de Florida, entre ellos los de Miami, Orlando y Fort-Lauderdale, reabrirán el tráfico aéreo este martes después de tener que cerrar la pasada semana debido a la llegada del huracán Irma. Los aeródromos anunciaron este lunes, a través de sus perfiles en Twitter, que retomarán los vuelos comerciales durante el día de hoy tras finalizar los trabajos de evaluación de los daños que Irma, ya bajo la categoría de tormenta tropical, ha causado tras su paso por el estado de Florida.

Orlando comunicó que tras esta inspección el servicio comercial de vuelos, aunque será limitado, retomará el ritmo este martes, y el aeropuerto Internacional de Miami (MIA) confirmó que restaurará “gradualmente” su programación de vuelos de pasajeros.

Los efectos del paso de Irma

En Estados Unidos, donde tocó tierra este domingo, ha dejado fuertes inundaciones, varios muertos y unos 6,5 millones de abonados sin luz. Este lunes, Cuba informó del balance de víctimas mortales debido al huracán: diez fallecidos e importantes daños materiales. Irma rompe así la ejemplar Defensa Civil cubana contra huracanes, un ejemplo en la respuesta a estos fenómenos naturales.

El panorama de calles anegadas y vías bloqueadas por árboles caídos se ha repetido en muchos centros urbanos de estado de Florida tras el paso de Irma, algunos de ellos bajo toques de queda nocturnos con el fin de que los trabajadores municipales puedieran limpiar los escombros y reponer los tendidos eléctricos.

Hasta el momento, solo en Florida Irma se ha cobrado la vida de seis personas, una de ellas Julie Bridges, una agente de la Oficina del Alguacil del Condado Hardee que falleció en un accidente de tráfico el domingo, y en el que murió el conductor del otro vehículo, Joseph Ossman, un oficial de una correccional.

Otras dos personas perdieron la vida en los Cayos de Florida, que registró una subida del nivel del mar de hasta 3 metros, y los otros dos fallecidos reportados hasta el momento son residentes de los condados Miami-Dade y Orange.

De acuerdo a la Oficina de Gestión de Emergencia estatal, más de 6,7 millones de clientes de las principales proveedoras de energía en Florida se encuentran sin suministro a causa de la ola destructiva de Irma, que antes de llegar a Estados Unidos alcanzó a tener categoría 5 (la máxima de la escala Saffir Simpson) y un tamaño mayor al de la península de Florida.

Los Cayos, un conjunto de islas e islotes en el extremo sur del estado y que recibieron el impacto de vientos máximos sostenidos de 210 km/h, ha sido sin duda una de las áreas más afectadas, como lo constató el lunes el gobernador del estado, Rick Scott, tras sobrevolar la zona.

“Mi corazón está con la gente de los Cayos de Florida”, aseguró Scott en una rueda de prensa en el condado Miami-Dade, en la que señaló que este archipiélago se enfrenta a “un largo camino para la recuperación”.

Las consecuencias en el Caribe

Antes de pasar por los Cayos de la Florida y continuar por el sudeste de Estados Unidos, Irma azotó las principales islas del Caribe. Desde la Nasa han publicado en las redes sociales fotografías tomadas desde el espacio en el que se aprecia la destrucción que el huracán dejó a su paso 

Entre ellas se puede observar el estado de las Islas Vírgenes Británicas y estadounidenses. Las islas Virgen Gorda, Tortola, St. John y St. Thomas, completamente verdes antes del paso de Irma, ahora tienen un color marrón incluso desde el espacio. La nueva tonalidad es fruto de los 295 km/h con el que el viento arrancó la vegetación tropical y de la salina que puede cubrir y llegar a desecar las hojas de los árboles. 

Sin embargo, las consecuencias más claras del paso de Irma se aprecia en la fotografía de la isla Barbudas y Antigua. El ciclón de categoría 5 golpeó de lleno a la primera, mientras pasó de largo – hacia el norte-  de la segunda. El resultado no pasa inadvertido para la cámara del satélite Terra. La Antigua – sin apenas daños- sigue luciendo igual de verde, siendo Barbuda convertida en un páramo marrón.