Honduras sigue sin presidente electo una semana después de las elecciones mientras aumenta la tensión en las calles

Una semana después de las elecciones del 26 de noviembre, Honduras sigue sin conocer al presidente electo. El Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE) pospuso este sábado por segundo día consecutivo el escrutinio especial de más de mil actas con inconsistencias de los comicios del domingo pasado por la ausencia de representantes y observadores de la Alianza de la Oposición contra la Dictadura, que exige el recuento de más de 5.000.

“Lamentablemente me toca informarle al pueblo hondureño que hoy ha pasado todo un día, desde anoche tienen casi todo lo que pidieron; sin embargo, el día de hoy que quedaron de presentar nuevas solicitudes a esta hora no las han entregado”, dijo el presidente del TSE, David Matamoros.

Agregó que le ha pedido a los líderes de la Alianza de Oposición que “hagan un esfuerzo” para que las nuevas solicitudes “las concreten porque no podemos resolver algo que no nos piden”, y que mañana se hará un nuevo intento para iniciar el escrutinio especial.

El viernes el escrutinio no comenzó porque la Alianza de Oposición, cuyo candidato es Salvador Nasralla, no envió a sus representantes al TSE, donde le esperaban los del Partido Nacional y un grupo de observadores internacionales que vigilan el proceso. El otro candidato es Juan Orlando Hernández, presidente del país, del Partido Nacional, quien busca la reelección, a quien Nasralla hoy le sugirió que se repita la elección del presidente.

“Le sugeriría al Gobierno que mejor repita la elección presidencial, con calma y que se retome todo a la normalidad”, dijo Nasralla a los periodistas. Ambos candidatos se autoproclamaron presidente electo el mismo días de los comicios generales. Agregó que si el TSE no acepta revisar las 5.200 actas que la Alianza de Oposición pide, “no tiene sentido asistir” al escrutinio.

Hernández, quien el viernes se reunió con los observadores internacionales y les dijo que respetará los resultados del TSE, le pidió a los líderes de la oposición que participen en el escrutinio especial que resta para conocer al nuevo presidente electo del país. “Les hago un llamado a quienes participaron en el proceso electoral, particularmente a los miembros de la Alianza, a don Manuel Zelaya Rosales (expresidente derrocado en 2009), a Salvador Nasralla, a llamar a sus seguidores a no seguir haciéndole daño a Honduras”, añadió Hernández, en alusión a los hechos violentos desatados entre el miércoles y viernes.

Estado de excepción para frenar la tensión

Mientras la oposición y el TSE siguen atascados en lo del inicio del escrutinio especial, la incertidumbre crece en el país, que desde el viernes vive un estado de excepción que restringe la circulación de las personas, que regirá durante diez días, desde las 18.00 a las 06.00 horas locales (de las 00.00 a las 12.00 GMT).

El estado de excepción lo decretó el Gobierno para frenar las manifestaciones violentas que se registraron desde el miércoles por un presunto “fraude” en su contra que denunció Nasralla, advirtiendo que su triunfo el pueblo lo defenderá en las calles.

Las manifestaciones desembocaron en un vandalismo violento y de terror con el asalto e incendio de múltiples negocios pequeños, medianos y grandes en varias de las principales ciudades del país y muchos otros daños en obras públicas y bienes privados. Según informa la agencia EFE, citando medios locales, se han producido 7 muertos durante estos incidentes. Sin embargo, otras agencias internacionales dan números de fallecidos diferentes y también hay datos contradictorios entre los medios locales hondureños.

El sábado, una aparente calma se observaba en las principales ciudades del país, mientras policías, militares y personal de aseo, entre otro, se dedicaba a limpiar la basura en diferentes barrios, calles, bulevares y autopistas dejada durante las manifestaciones.

Ante la incertidumbre y miedo, muchos hondureños inundaron los supermercados y mercados populares para abastecerse de alimentos, agua, linternas, velas y otras provisiones, lo que también se observó en muchas estaciones expendedoras de combustibles.

Además, abundaron las exigencias al TSE para que lo más pronto posible inicie el escrutinio especial, incluso sin los observadores de la Alianza de Oposición si no se quiere incorporar, para que se conozca al nuevo presidente, al margen de quién sea el ganador, para poner fin a la crisis política y social que vive el país.

La Embajada de Estados Unidos, Transparencia Internacional, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), la Confederación de Cooperativas, la banca y otras instituciones clamaron por una pronta salida a la grave situación que vive la nación centroamericana.

“Enérgicamente exigimos al Tribunal Supremo Electoral que brinde los resultados del proceso electoral del pasado domingo, incluyendo los datos del escrutinio especial de actas que deban ser procesadas por inconsistencias, garantizando los principios de legalidad y transparencia del proceso”, dijo el presidente del (COHEP), Luis Larach, en rueda de prensa.

El último registro de la página web dejó al presidente Hernández con el 42,92% de los votos con el 94,35% de las mesas electorales procesadas, mientras que Nasralla aparece con el 41,42%, en un país donde no hay segunda vuelta electoral.