Fillon y Mélenchon se acercan más a Le Pen y Macron, según un sondeo

El candidato conservador a las elecciones presidenciales francesas, François Fillon, y el radical de izquierdas Jean-Luc Mélenchon se acercan todavía más en intención de voto a los dos favoritos para calificarse a la segunda vuelta, la ultraderechista Marine Le Pen y el socioliberal Emmanuel Macron.

Este es el escenario que dibuja el instituto Opinion Way en un sondeo publicado este martes, según el cual si la primera vuelta de los comicios que se celebrará el próximo domingo se hubiera organizado el pasado lunes Le Pen habría obtenido un 22 % de los votos, un punto porcentual menos que en la anterior encuesta del día 14.

Macron también habría terminado con un 22 %, el mismo porcentaje que Opinion Way atribuyó al exministro de Economía el viernes de la semana pasada.

Fillon, de acuerdo con el instituto demoscópico, experimenta una mejora de un punto y con un 21 % se queda pisando los talones a los dos anteriores.

Mélenchon, en su tónica de las últimas semanas, avanza también un punto hasta el 18 %, mientras que el socialista Benoît Macron retrocede un punto hasta el 8 %.

Por lo que respecta a la segunda vuelta que está programada para el 7 de marzo, si fueran Macron y Le Pen los que se la disputaran, el primero ganaría con un 64 % de los sufragios, lo que significa dos puntos más de los que obtenía en el precedente sondeo del día 14. La candidata ultraderechista bajaría dos puntos y se quedaría con el 36 %.

En la hipótesis de que Fillon pasara a la segunda vuelta junto a Le Pen, el líder conservador vencería los comicios con un 60 % (dos puntos más), frente al 40 % de Le Pen (dos puntos menos).

Los indecisos marcarán los resultados

A menos de una semana de las elecciones en Francia hasta un tercio de los 47 millones de votantes están indecisos. Del mismo modo, otro 30% se encuentran tan desilusionado con la política nacional que afirma que se abstendrá. Esto deja todas las posibilidades abiertas, un camino poco claro que ha sabido aprovecharlo Mélechon. Y es que su campaña y su papel en los debates electorales han provocado un aumento exponencial de su popularidad, llegando a jugarle de tú a tú a los candidatos de los principales partidos. 

Entre sus medidas estrellas, el candidato de la izquierda radical apuesta por aumentar los impuestos a los más ricos, renegociar los tratados con la Unión Europea y salir de la OTAN, el FMI y el Banco Mundial. Unas medidas que han sido criticadas por le resto de partidos moderados, ya que le comparan con las políticas que quiere llevar a cabo Le Pen. Aún así, Mélechon ha logrado canalizar a los votantes de izquierda después de la decepción sufrida con el presidente Hollande. 

En la otra esquina del ring, se encuentra el Frente Nacional de Marine Le Pen, cuyo avance ha sido ininterrumpido. Con el 28% de los votos obtenidos de las elecciones regionales de 2015,  su máximo histórico, ha logrado controlar 14 ayuntamientos. Además los ataques terroristas de París y Niza que se cobraron 230 vidas en 2015 y 2016 pesan mucho en sus políticas, ya que cimientan los temas preferidos del partido: seguridad, inmigración, islam e identidad nacional.