El triángulo de Rembrandt, la clave para iluminar correctamente tus retratos

El triángulo de Rembrandt, la clave para iluminar correctamente tus retratos

Además de ser un referente en la pintura barroca, el triángulo de Rembrandt también se ha convertido en una de las mejores técnicas para iluminar las fotografías.

La fotografía y la pintura se encuentran estrechamente unidas. De hecho, cuando nacieron las cámaras fueron muchos los artistas que, temerosos, contemplaban como su trabajo se veía amenazado por aquel nuevo invento. Los fotógrafos, no solo tenían el poder para inmortalizar un momento una forma mucho más eficaz, sino que también se empezaron a aplicar algunas de las técnicas utilizadas en la pintura. Como ejemplo de ello tenemos la iluminación del triángulo de Rembrandt, un referente en el Barroco y, más tarde, en la fotografía.

Autorretrato de Rembrandt (1659) | National Gallery of Art

Autorretrato de Rembrandt (1659) | National Gallery of Art

En ambos casos hablamos de una imagen, la cual se encuentra afectada por la composición, los puntos geométricos o las líneas de fuga. Todo esto sirve para componer un cuadro empleando diferentes técnicas para ello. Así, era casi inevitable que las obras de Edward Hopper no terminasen influyendo en muchos encuadres utilizados en el séptimo arte.

En lo que a la luz respecta, la pintura del Barroco destacó por su técnica del claroscuro, la cual empleaba grandes contrastes para destacar las formas de los objetos representados. Uno de los autores más representativos de esta época es Rembrandt, quien a lo largo de su trayecto también fue modificando su técnica. Asimismo, durante su periodo como retratista destacaría por utilizar lo que con el paso del tiempo se ha denominado como triángulo de Rembrandt, una técnica que serviría de referencia para posteriores artistas.

¿Qué es el triángulo de Rembrandt?

Para detectar el triángulo e Rembrandt debemos fijarnos en el rostro de la persona retratada, justo debajo de su ojo. Debido a la iluminación lateral, una parte de la cara se encuentra totalmente iluminada mientras que en la otra se proyectan las sombras generadas a causa de la nariz. Así, se crea un triángulo de luz en la parte inferior del ojo, lo cual otorga cierto dramatismo a la escena además de potenciar el relieve de las facciones.

Una zona iluminada y otra en penumbra, así de sencillo (pero efectivo) es el esquema empleado por Rembradt en muchos de sus cuadros y que, años después, también sería un estándar empleado en la fotografía de estudio. No obstante, el pintor también pasaría por una etapa donde destacó por utilizar una iluminación más frontal, pero esta que explicamos no dejaría de ser su técnica más reconocida.

¿Cómo conseguirlo?

Es bastante sencillo, y para conseguirlo no se necesitan demasiados conocimientos, solo hay que seguir un esquema muy básico de iluminación. Para ello solo necesitamos nuestra cámara y una fuente de luz que nos pueda servir como foco principal (ya sea natural o artificial).

Esquema iluminacion triángulo de Rembrandt

Como vemos, solo hay que situar el foco de luz a unos 45º con respecto a la posición de la cámara. Asimismo, lo recomendable es que se encuentra algo elevado con respecto a los ojos de la persona que vamos a fotografiar, aunque tampoco demasiado.

Otro punto clave es el de la intensidad, ya que en función de ésta estableceremos cómo de duras serán las sombras y, por lo tanto, también lo potenciado que será el contraste entre las zonas más claras y las más oscuras. Normalmente, lo que se recomienda es que la luz principal sea suave, algo que podemos conseguir reduciendo su intensidad, alejándola, aumentando el ángulo del haz de luz o con accesorios como el softbox. Todo dependerá del resultado que deseemos conseguir.

Uno de los problemas habituales es que quizá el lado más oscuro de la cara es demasiado pronunciado para nuestro gusto, algo que se puede intentar solucionar utilizando un reflector. No obstante, esa fuente de luz no debe ser más potente que la principal, ya que de ser así eliminaríamos las sombras en su totalidad y no conseguiríamos ningún efecto, sino una iluminación plana.

En todo momento, la clave será fijarnos en el triángulo de Rembrandt, es decir: en la luz formada debajo del ojo. Eso ayudará a que la atención del espectador se dirija concretamente a esa zona, ya que el contraste creado la convierte en el principal punto de interés. Como afirmaba Leonardo Da Vinci, “todo nuestro conocimiento nos viene de las sensaciones”, sensaciones que pueden provocar que, incluso hoy en día, se apliquen ciertas técnicas del Barroco surgido en el siglo XVII.