El periodista ruso ‘asesinado’ en Kiev reaparece vivo en una rueda de prensa

Arkady Babchenko recibió el martes tres tiros por la espalda antes de entrar en su vivienda de Kiev y falleció cuando una ambulancia lo trasladaba al hospital. Menos de 24 horas después, compareció rebosando salud por todos los poros y sin una cicatriz en una rueda de prensa convocada por los servicios de seguridad ucranianos. 

Todo había sido una operación montada por la policía para capturar a las personas que habían recibido el encargo de matar a Babchenko, que huyó de Rusia en 2017 por temor a ser detenido o asesinado. Nadie podía estar enterado, y eso incluía a la esposa del reportero y a los seis hijos adoptados de ambos. 

Babchenko dijo en la rueda de prensa que la policía le informó sobre los planes de eliminarlo y de lo que debía hacer: “Vinieron hace un mes y me dijeron: tu asesinato ha sido ordenado y ya se ha pagado. Me mostraron las pruebas y comprendí que todo se había ordenado desde Rusia, probablemente desde un servicio de seguridad, y me ofrecieron formar parte de esta operación”. 

La policía afirma que ha detenido a la persona sospechosa de encargar el crimen con el pago de 40.000 dólares.

La información facilitada por la policía ucraniana indica que fingir la muerte del reportero tenía como objetivo conseguir pruebas de la implicación rusa en el intento de asesinato. Un intermediario contactó con un exsoldado ucraniano para que matara a Babchenko. Este informó del encargo a las fuerzas de seguridad que idearon todo para que el intermediario, cuyas comunicaciones ya estaban controladas, llamara a Moscú para confirmar que el asesinato se había producido.

El periodista pidió disculpas por el dolor causado por la noticia falsa entre las personas que lo conocen. “En primer lugar, quiero pedir perdón a todos los que han tenido que pasar por eso, porque soy consciente del sufrimiento que supone enterrar a tus compañeros. Además, quiero pedir perdón a mi esposa por todo el infierno por el que ha pasado”.

Las primeras reacciones de periodistas rusos y ucranianos –algunos de los cuales superaron el dolor para escribir artículos sobre su asesinato– revelan que lo tendrá difícil para convencerlos. 

El Gobierno ucraniano se había apresurado a acusar a las fuerzas de seguridad rusas por la muerte de Babchenko. El primer ministro dijo que estaba “seguro de que la máquina totalitaria rusa no había perdonado” al periodista por sus artículos. Desde Moscú, el Gobierno y medios de comunicación públicos rusos acusaron a Ucrania de haber llevado a cabo el asesinato para manchar la reputación de Rusia pocas semanas antes del inicio del Mundial de fútbol. 

Todo era falso al igual que muchas de las informaciones y acusaciones lanzadas por los gobiernos de Moscú y Kiev desde el inicio de su conflicto tras la revuelta que provocó el fin de la presidencia de Yanukóvich, la anexión rusa de Crimea y la guerra en el este de Ucrania.