El papa celebrará misa en Iquique y se reunirá con víctimas de la dictadura

El papa Francisco concluirá su viaje en Chile con una visita a localidad de Iquique para celebrar una misa en la gigantesca playa de Lobito, donde se espera una alta presencia de inmigrantes, sobre todo bolivianos.

En la última jornada de su visita a Chile, antes de viajar a Perú, Francisco se encontrará para un saludo con dos víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), de los que no se han dado más detalles.

Francisco llegará a Iquique donde le han preparado una ceremonia de bienvenida con bailes tradicionales y un coro infantil y después se trasladará a esta amplia explanada que se utiliza para grandes eventos o incluso para una etapa del Rally Dakar.

En este espacio, que puede contener a cerca 300.000 personas, celebrará una misa y para la ocasión ha llegado desde su santuario la imagen de la Virgen de la Tirana, de gran devoción popular en todo el norte de Chile, y que será colocada en el altar.

Francisco saludará al final de la ceremonia a la presidenta Michelle Bachelet, que asistirá a esta misa final.

Tras la misa, el pontífice argentino visitará y descansará en la “Casa de Retrios del Santuario Nuestra Señora de Lourdes” para después tras el almuerzo dirigirse al aeropuerto para viajar a Perú.

En el santuario se producirá el encuentro de la pareja de víctimas de la represión durante la dictadura.

Antes de abandonar Chile a las 17.05 (20.05 GMT), se reunirá algunos minutos en una sala del aeropuerto con la presidenta.