El padre de tres víctimas de Larry Nassar intenta agredirle en mitad del juicio

El juicio contra Larry Nassar por sus crímenes sexuales contra decenas de niñas y adolescentes que practicaban la gimnasia ha ofrecido otro episodio de dolor y tensión. El protagonista ha sido Randall Margraves, padre de tres hijas que fueron víctimas del exmédico de la selección de gimnasia de EEUU, que ha intentado agredir al doctor durante la sesión de este viernes.

El intento de agresión se produjo tras la declaración de dos de sus hijas, Lauren y Madison, que contaron los abusos que sufrieron en una nueva fase en Michigan de la causa contra el doctor. Tras finalizar los testimonios, su padre pidió la palabra a la jueza Janice Cunningham. Margraves comenzó llamando “hijo de puta” al doctor, lo que motivó que Cunningham le instara a que se abstuviera de utilizar palabras de ese tipo.

Después, solicitó “cinco minutos a solas” en una habitación cerrada con el acusado. La petición fue desestimada por el tribunal, a lo que el padre de las víctimas reaccionó pidiendo “solo un minuto” tras preguntar a Nassar “¿por qué lo hiciste?”. “Usted sabe que no puedo hacer eso”, respondió Cunningham. Segundos después, Margraves corrió en dirección a Nassar para agredirle. La seguridad del juzgado impidió que le tocara.

Una vez fue reducido y le pusieron las esposas, el padre preguntó a los agentes que le habían detenido “y si os hubiera pasado a vosotros”, cuenta Reuters. Margraves siguió rogando mientras era conducido fuera de la sala. En ese momento, uno de los fiscales le aseguró que entendía su dolor, pero que no podía hacer eso. “Esto no ayuda a sus hijos”, le espetó Angela Povilaitis, que intentó consolar a la familia del hombre.

La jueza, que definidió lo ocurrido como “espantoso”, reanudó la sesión tras un breve descanso. Cunningham admitió que se le había acelerado el pulso y que le temblaron las piernas durante lo ocurrido entre Margraves y Nassar, pero que “no podemos reaccionar usando violencia física”. La jueza añadió que que no podía ni imaginarse el dolor que sufría Randall Margraves por lo ocurrido a sus hijas.

Larry Nassar ya fue sentenciado el pasado 24 de enero a un máximo de 175 años de cárcel tras los testimonios de hasta 156 supervivientes, que relataron los abusos sexuales que sufrieron del doctor. El médico aprovechó su posición en el equipo de gimnasia de EEUU para cometer sus crímenes, sufridos, entre muchas otras, por las medallistas olímpicas Aly Raisman y McKayla Maroney.