El opositor ruso Navalni es puesto en libertad tras su detención por una manifestación no autorizada

El líder opositor ruso Alexéi Navalni ha sido puesto en libertad esta noche, pero deberá comparecer ante la justicia por participar este domingo en una manifestación no autorizada por el boicot a las elecciones presidenciales del próximo 18 de marzo. La manifestación fue convocada por él mismo.

Según su letrada, Olga Mijáilova, la policía no precisó cuándo el político deberá presentarse ante el juez y le comunicará más tarde la fecha de la comparecencia.

Navalni fue detenido minutos después de llegar a la céntrica calle moscovita Tverskaya, donde se congregaron miles de sus partidarios pese al gran dispositivo policial desplegado por las autoridades.

“Hemos demostrado que no toda Rusia está dispuesta renunciar a las elecciones y a resignarse a una monarquía. Somos muchos y haremos que se nos tome en cuenta”, escribió el líder opositor en Twitter.

Cerca de 350 personas fueron detenidas en varias ciudades de Rusia por alentar o participar en las manifestaciones por el boicot a las elecciones presidenciales, según datos del medio OVD-Info.

El mayor número de detenciones se produjo en las ciudades de Jabárovsk, Kémerovo, Tomsk, Ufá, según la web especializada en hacer seguimiento a las persecuciones políticas en Rusia.

Prohibición de ser candidato

Navalni convocó las manifestaciones después de que todas las instancias judiciales de Rusia confirmaran la prohibición de que concurra como candidato a las presidenciales de marzo, con el argumento de que posee antecedentes penales.

El dirigente opositor, famoso por sus denuncias de corrupción en la administración pública, ha denunciado que el caso penal por el que fue condenado fue orquestado por las autoridades precisamente para impedir su participación en las elecciones.

Las dos protestas no autorizadas convocadas por Navalni en marzo y junio del pasado año se saldaron con centenares de manifestantes detenidos, en su mayoría en Moscú y San Petersburgo.