El Canal de Panamá defiende las operaciones y denuncia la injerencia sindical extranjera

El Canal de Panamá defendió hoy la seguridad de sus operaciones, y denunció que mediante la injerencia sindical extranjera la Unión de Capitanes y Oficiales de Cubierta (UCOC) busca ejercer presión sobre las decisiones de la vía acuática.

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) señaló en un comunicado que la UCOC tiene el derecho y la responsabilidad de recurrir a los canales institucionales para encauzar sus quejas, por lo que consideró “inaceptable” que el pasado 12 y 13 de abril varios de sus agremiados hayan afectado la operación del Canal.

Precisó que desde el 12 de abril, cuando un grupo de remolcadores no quiso seguir una instrucción de trabajo, colaboradores agremiados a la UCOC han efectuado “una serie de acciones que han afectado la normal operación del Canal y la reputación de la vía interoceánica frente a nuestros clientes”.

La ACP recordó que ha iniciado procesos disciplinarios contra aquellos capitanes que se negaron a seguir las instrucciones.

El martes pasado, la UCOC, con el apoyo de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF, por sus siglas en ingles), anunciaron que demandarán a la administración del Canal y realizarán una investigación independiente sobre la fatiga laboral.

Ese día, el secretario general de la UCOC, Cristóbal Fálquez, dijo en una rueda de prensa que el abogado panameño Guillermo Cochez presentará las acciones judiciales contra la ACP.

El caso se refiere a las acciones de la ACP, que este año eliminó un marinero y luego un capitán de cubierta de los remolcadores que operan en la esclusa del canal ampliado, lo cual es considerado por los capitanes como una decisión “arbitraria” que pone “en riesgo” la seguridad de los trabajadores y de los barcos que pasan por allí.

Esa medida provocó el pasado 12 de abril que un capitán decidiera no remolcar un porta-contenedores por razones de seguridad, lo que retrasó el tránsito unas doce horas, situación que Fálquez señaló que es de total responsabilidad de la ACP.

Frente a esto, la entidad administradora de la vía acuática dijo este jueves que ve “con preocupación que para distraer a la opinión pública de rendir cuentas de sus faltas, (desde la UCOC) estén emitiendo información y denuncias falsas contra el Canal y su Administración”.

Por ello, la Autoridad del Canal les reiteró que la operación de remolcadores no será privatizada, que dispone de un manual actualizado para dichas operaciones y que el Certificado de Inspección de Seguridad Marítima establece claramente que la tripulación requerida de un remolcador incluye un capitán, un maquinista auxiliar para buques a motor y dos marineros.

“Bajo estas condiciones, la operación del Canal es segura”, indicó la Autoridad.

Agregó que después de los incidentes de abril se han sostenido diversas reuniones con representantes de la UCOC “sin que haya habido la voluntad por parte de este grupo para aclarar los hechos en el marco del debido proceso y trabajar juntos hacia los mayores intereses del Canal y del país”.

La Autoridad del Canal denunció igualmente que ha visto “cómo la UCOC promueve la injerencia de un sindicato extranjero”, con lo cual, afirmó, se pretende “ejercer presión sobre las decisiones de la Administración del Canal” de manera “inaceptable” e “irresponsable”.

De acuerdo con la ACP, esto “no solo atenta contra la autonomía del Canal, sino también contra la soberanía de Panamá, pues nuestros remolcadores no operan en aguas internacionales, sino solo en aguas de operaciones del Canal de Panamá”.

El Canal, que inauguró hace dos años su primera ampliación, une más de 140 rutas marítimas y 1.700 puertos en 160 países distintos y por él pasa cerca del 6 por ciento del comercio mundial.