Críticas a Macron por la celebración de su victoria por todo lo alto en un restaurante parisino

Emmanuel Macron ha tardado poco en protagonizar una polémica tras ganar la primera vuelta de las elecciones presidenciales. La fiesta con la que celebró su victoria en una brasserie de París ha provocado críticas en las redes sociales y medios de comunicación.

“Con Macron, no es una fiesta en Le Fouquet’s la noche de la segunda vuelta, sino en La Rotonda en la primera vuelta”, dice un usuario de Twitter. “Macron de fiesta en La Rotonde. Atención: No nos olvidemos del Fouquet’s”, indica otro.

Las fotografías de Macron en actitud triunfal y rodeado de gente conocida no han tardado en ser comparadas con la velada de Nicolas Sarkozy en el lujoso restaurante Le Fouquet’s el 6 de mayo de 2007, tras la segunda vuelta en la que se convirtió en presidente de Francia. Para Sarkozy, su celebración en ese restaurante cimentó su criticada imagen de nuevo rico, aficionado al lujo y a la exposición pública de su vida privada.

También se ha reprochado a Macron que estuviese de fiesta tras unos comicios en los que la extrema derecha se ha asegurado el paso a la segunda vuelta.

Macron se defendió la misma noche de la fiesta en declaraciones a los periodistas. “Si no han comprendido que ha sido para mí el placer de invitar a mis secretarios, agentes de seguridad, políticos, a quienes me han acompañado desde el primer día, es que no han entendido nada en la vida”, manifestó airado el candidato. También negó las comparaciones con la fiesta de Sarkozy en 2007: “No creo que en Le Fouquet’s hubiese muchos secretarios ni agentes de seguridad”.

El restaurante en el que Macron celebró su victoria es La rotonde, un conocido establecimiento por el que han pasado diferentes líderes políticos. El actual presidente, François Hollande, festejó ahí su victoria en las primarias socialistas de 2011. Incluso los históricos líderes comunistas rusos Lenin y Trotski han pasado por las mesas de La rotonde.