Consideran “apresurada” información sobre caso de lepra en el sur de Chile

El Ministerio de Salud de Chile consideró hoy apresurada una información sobre un haitiano afectado de lepra en sur del país y subrayó que se trata solo de un caso sospechoso, que está bajo tratamiento.

“Entendemos que hay una información que fue, tal vez, un poco apresurada, antes de llegar al detalle que nosotros queremos y exigimos para ser más rigurosos al dar a conocer la información”, dijo a los periodistas la ministra de Salud, Carmen Castillo.

Con anterioridad, este mismo lunes, las autoridades de Salud de la ciudad de Valdivia, capital de la región de Los Ríos, a 835 kilómetros al sur de Santiago de Chile, informaron de que un haitiano de 28 años llegó al hospital local con manchas en la piel y síntomas de gripe.

Tras los primeros análisis fue llevado al Hospital Regional de Valdivia, donde se verificó el diagnóstico de lepra y quedó internado en el centro asistencial.

Después de someterlo a análisis, el director del Servicio de Salud de Valdivia, Patricio Rosas, dijo a radio Bío Bío que se trataba del “primer caso de lepra en Chile continental”, precisando que la enfermedad es de baja peligrosidad y solo se contagia quien pasa un extenso período con alguien que la padezca.

Agregó que el afectado permanece en su casa y que él y su familia están recibiendo un tratamiento con antibióticos indicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En la capital chilena, la ministra Castillo indicó que, “ante la sospecha, se inició el tratamiento” de modo preventivo.

Precisó que este año se han detectado en Chile tres casos sospechosos de lepra, que los afectados no viven en la región de Los Ríos y que han tenido una evolución positiva.

Además subrayó que el sistema público de Salud está preparado para atender, diagnosticar y tratar este tipo de enfermedades.

El infectólogo Rodrigo Blamey sostuvo que “las autoridades deberán implementar medidas de control sanitario en la población migrante, puesto que en Chile no teníamos casos y esto es un fenómeno asociado a la globalización y a las migraciones”.

Blamey indicó que “si estamos recibiendo a gente que proviene de países donde existe lepra debemos hacer evaluaciones sanitarias para detectar casos de esta y otras enfermedades”.

En la última década unos 600.000 inmigrantes han llegado a Chile. Los más numerosos los peruanos, seguido de los haitianos, que en los últimos tres años pasaron de 5.000 a 65.000.

En declaraciones a CNN Chile, Blamey explicó que la lepra “es poco contagiosa” y que lo malo de la enfermedad es que los posibles contagios puede demorarse meses e incluso años en aparecer.

“Lo positivo de esto es que tiene tratamiento farmacológico y tiene curación”, apostilló.

Según un boletín del Instituto de Salud Pública, la lepra apareció en 1889 en la Isla de Pascua, donde incluso años después se construyó un sanatorio para tratar los casos.

Los últimos enfermos fueron dados de alta en 1992 y en el lugar en que se emplazaba el recinto se construyó un liceo.

La lepra, según el IPS, es una enfermedad bacteriana crónica que afecta principalmente a la piel, los nervios periféricos y las vías respiratorias superiores.

Durante siglos fue considerada altamente contagiosa y devastadora, aunque después se estableció que es escasamente transmisible, muy tratable con diagnóstico y el tratamiento oportuno.